El corazón roto de los Gamers

By on octubre 25, 2016

Gamers con el corazón roto

Hubo un tiempo en el que los videojuegos eran el ápice del mundo, hasta que llegó E.T el extraterrestre.

Con la frase de arriba creo que ya se entiende que quiero decir, cuando los videojuegos fueron descubiertos por la humanidad, tenían toda la fe de los consumidores pero tras la falta de calidad progresiva hasta llegar con el fracaso de Atari el mundo de las consolas dejó de ser lo que era, las nuevas computadoras desplazaron rápidamente a las consolas de casa.

Después de la crisis de los videojuegos, el interés por los juegos de PC los mantuvo con vida y fue gracias a nintendo mayoritariamente al éxito de Mario por lo que volvieron en las andadas, curiosamente, las compañías competidoras del mercado Sony era pare de nintendo pero se dividieron, mientras que Microsoft  su éxito estaba relacionado más con las computadoras sobre las consolas aunque faltaría algo de tiempo para que entrara en serio al mercado.

Las consolas estaban de vuelta pero el mundo ya no tenía la fe ciega en los videojuegos, ahora surgieron organizaciones así como sitios dedicados al análisis de los dispositivos así como de los juegos, con la idea de limitar fraudes como el ya mencionado arriba. Sin embargo aún con dicho escenario las cosas son agridulces para los gamers al punto que se ha vuelto un gran conflicto.

La desilusión provoca el corazón roto en los gamers, no hay nada peor que haber presumido o mostrado tu entusiasmo a todos los que te rodean sobre un juego o hacia una consola para que al final resulte ser un engaño de la compañía recordando la maldición que impuso Atari a los videojuegos años atrás. Así es, promesas y promesas que resultan ser falsas: “el juego tendrá multiplayer” lo compras y resulta que no lo tiene, “la consola tendrá internet gratis” la compras y resulta que tienes que pagar una membresía, es toda una traición, éste tipo de prácticas han hecho evolucionar a los gamers a una gran escala, ahora las cosas son diferentes.

Tan sólo miren la reacción de muchos ante la Nintendo Switch, al principio todos estaban sobre emocionados luego llegaron los mentirosos que sólo buscaban visitas y por último llegaron los gamers que pese a estar emocionados se mantienen con la peor expectativa tal cual les ha pasado como por ejemplo como lo sucedido con Hello games. Así es, los gamers ya no creen en promesas tienen el corazón roto, bajan sus expectativas al mínimo para no ser traicionados o maduran y elevan su criterio sin emocionarse tanto, claro está que todo esto afecta la experiencia inicial de la emoción por los juegos pero quizá sea para bien porque los consumidores deben aprender estrategias para hacer valer su dinero en base a lo que a ellos les conviene.

EL lado obscuro de esto sería que con tal de no experimentar traiciones en los videojuegos sencillamente destruyas el amor por los mismos, obligándote a pasar de página, es un momento crítico estos tiempos, ¿los gamers tendrás expectativas tan altas que resulten imposibles aún para la tecnología actual? ¿Se convertirán en seres fríos ante el marketing o mostraran paciencia? ¿Los medios de análisis harán un trabajo justo para el consumidor o fomentaran la confusión de las malas grandes empresas? Y es que ahora los gamers no se confían en ninguna compañía por igual dado que tienen memoria, pero no siempre es el caso ya que también hay una especie de virus latente que genera descontento sea cual sea el caso, dicho virus sería en metáfora: “Es como un niño que lloró porque no le dieron un chicle y sigue llorando aun cuando le ofrecen toda una caja de los mismos más tarde, dado que se sume en su dolor no queriendo saber nada de nada, lo disfruta y se encierra en él” Pero esperemos que el niño crezca para elegir el rendimiento por coste de cada chicle en la caja que le dan; cosa que ya está pasando porque hay buenos YouTubers gamers que fomentan un análisis crítico así como fomentan el gusto por la innovación y los videojuegos.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *