El variante prestigio del arte digital

By on abril 11, 2020

El prestigio del arte digital a través del tiempo

Hubo un tiempo en el que las computadoras eran vistas con el mejor y prestigioso método para las expresiones artísticas con una suma de potenciales ilimitados, una de las consecuencias que el desarrollo de la tecnología trajo consigo es el impacto que tiene el arte digital en el decir popular.

Y es que en cuanto la gente se dio cuenta que un programa podía “ahorrar tiempo” al crear arte, como por ejemplo haciendo una selección para cambiar el nivel de iluminación en lugar de manualmente hacerlo con trabajo físico, trajo consigo la idea basal de que el arte digital es hacer trampa e incluso hay quienes no lo consideran arte real del todo.

  • La idea basal, es una idea colectiva que aparece por una conclusión de fácil y rápida interpretación. (El poner a prueba dicha idea toma tiempo, así como un trabajo cognitivo, algo que no es la intención en el intercambio social convencional ya que se trata de que se facilite un entendimiento y aproximación pronta).

Mientras el avance de la automatización hace las tareas de creación más fáciles, el abuso de los mismos (e incluso ver que a veces la línea de plagio entre artistas no está muy definido) hace que vaya perdiendo el prestigio que tiene, si la línea de pensamiento sigue la idea basal anteriormente mencionada.

En lo respecto al abuso de los sistemas de automatización hace referencia a que, con la demanda de producir más fácil y más rápido (debido a las presiones de sustentabilidad o lucro económico), se va generando un falta de originalidad y disminución de calidad.

Por ejemplo, a la presente fecha, la industria del cine tiene varios errores de logística en el arte digital, al exigir a los creadores de efectos especiales una gran cantidad de tomas en un corto periodo de tiempo que muchas de las veces es imposible de cumplir, lo que lleva a la pérdida de calidad en el producto final.

Si no fuera por aquellas obras de arte de alto nivel que realmente dan originalidad, calidad y horarios de trabajo justos para un humano, el prestigio estaría aún más devaluado.

Cabe notar que el salto digital ha sido tremendo al momento en que otro factor que suele afectar el desprestigio del arte virtual surge y éste es que puede confundir la realidad misma creando una especie de disonancia en la mente del espectador común.

Para lo que un grupo de artistas de efectos digitales considera un gran logro, digamos simular el impacto de un meteorito sobre una ciudad que se ve súper realista, para la gente que vea eso rápidamente entenderá que es falso pero a la vez, al ser tan auténtico genera descontento moral, así bien, aun cuando el artista digital pudo imitar perfectamente todas las superficies lumínicas en una toma el espectador podría sentirse disgustado al ver a su ciudad natal ser destruida de forma simulada.

Si un medio de transmisión de información como el arte, en éste caso, arte digital, está constantemente rodeado de situaciones falsas o imposiciones ficticias con poco asiento moral; que forma parte de la desinformación o manipulación (digamos hacer pasar una imagen como real para promover una “recaudación de capital”) entonces en el consciente colectivo se devalúa a grandes rasgos.

El arte digital por otro lado gana prestigio si esta solventado en un contexto determinado que hace a la estructura de su representación tener más sentido; Siempre que se explora una nueva manifestación de arte digital, que esté fuera de ser saturada con generaciones automatizadas, suele también tener su oportunidad de brillar, por lo menos mientras mantenga una perspectiva de sentido común y salud mental.

Otro elemento a mencionar sobre el desprestigio del arte es que las herramientas de software y hardware que crean las más sofisticadas composiciones terminan fuera del alcance de entendimiento de la persona habitual que percibe el arte, de tal manera que pueden generalizar con la idea de que hay un “botón mágico” que lo hace aparecer y por tanto no es un “trabajo real”.

Como el arte digital tiene menos de 100 años que ha surgido sobre el planeta contra los miles que tiene la expresión convencional se puede decir que los estándares todavía están por desarrollarse. En esos tiempos, el arte era una representación humana de la realidad y eso se entendía bien, pero ahora el slogan del arte digital en el saber popular es el de ser más real que lo real y en ese proceso las máquinas parecen tener más peso que las personas.

Si en un futuro el avance tecnológico (sin autorregulaciones coherentes) crea ese “botón mágico” y con un solo botón cualquiera, niño y adulto puede generar arte, el único trabajo artístico resultante sería el de comprar el software; haciendo a los compositores y artistas devaluados por operaciones automatizadas, que aún si dieran contenido falto en creatividad, el nivel de producción los haría extintos.

El arte digital en estas últimas décadas ha formado estándares y ciertos lineamientos debido a su interrelación con prácticamente toda la industria informática, lo que ha dado solvencia así como credibilidad pero los desafíos ante el híper realismo y la veracidad de la información o el tiempo libre para experimentar el arte todavía quedan sin atender.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.