La economía y el precio de los videojuegos

By on octubre 19, 2017

El impacto de la economía en el precio de los títulos de videojuegos

La inflación es un fenómeno de compensación debido  al error humano de contrabalancee en el flujo de capital todo a nivel nacional de un determinado país e iniciado por la fuerza gubernamental legítima de dicho país.

Es uno de los factores por los que el precio de las cosas tiende a subir pero no es el único, otro que puede mencionarse es por ejemplo la escaseces de las materias primas, hasta la relación con el balance de la demanda y la oferta pero más importante el método de tecnologías de producción que hacen viable un determinado producto o mercancía.

Si bien es verdad que en la industria de los videojuegos, debido a la “estabilidad” del ambiente virtual y gracias al desempeño de tecnologías junto con bajos sistemas de producción comparados con la logística de la fabricación automotriz por ejemplo, ha mantenido un precio fijo para los títulos AAA que corresponde a los míticos 60$ dólares cada vez se hace más difícil una evaluación correcta de los costes de producción, uno de los efectos secundarios de la zona gris es que no se puede saber con seguridad el balance final del producto hasta que se empieza la Long Tail de las ventas para un juego AAA.

No es que el precio de los 60$ dólares para un juego triple A no sea rentable pero si se ha notado que pese a que se generan las mismas ganancias, el dinero va alcanzando para menos por así decirlo, a grandes rasgos, puedes decir que hace unos 20 años hacías más con 10 dólares de los que haces hoy en día.

Si en un modelo de negocio se intentase mantener artificialmente el mismo precio de un producto durante décadas seguramente habría un estado de quiebra, los videojuegos se han mantenido en la constante debido a la demanda como al avance tecnológico pero en sumas totales, a las grandes compañías parece empezarles a parecerle más obvio el desfase monetario.

Es difícil saber si es para intentar mantener un desborde acostumbrado de capital extra tras las ventas o si realmente está afectando los costes de producción, pero el efecto se nota en los últimos juegos lanzados mediante la forma de micro-transacciones por ejemplo.

Si en dado caso los costos de producción de un videojuego se incrementan, darle un millón de dólares a una compañía para crearlo, pagando artistas, técnicos, agentes de marketing y demás, esperando el mismo resultado de calidad que hace 10 años las cosas no van a resultar. La única forma sería la de usar mejoras en el software que mejoran los tiempo y con ello los costos laborales, pero si una determinada compañía no entiende los cambios en el ambiente económico seguramente hará lo mismo que los gamers, que es culpar al equipo desarrollador.

Aunque hay que reconocer la cereza del pastel y eso es que la exigencia de los estándares de un juego AAA se hacen más altas, se ha visto que la complejidad de las mecánicas que cubren dichos parámetros a menudo le quedan grande a los desarrolladores en algunos casos , pero en éste también importa el temor, avaricia o emotividad de los inversionistas más que la culpa del propio jugador: por ejemplo el establecer que la resolución 4K a 60 fps es el estándar de la industria mientras en ejecución juegos como Destiny 2 difícilmente llegan a esa calidad: es enviar un doble mensaje al consumidor.

El factor Tiempo

El tiempo, sencillamente: entre más dure la producción de un juego más costos consume por lo que una de las prácticas es la de recortar la duración del desarrollo del mismo, a cambio se enfocan en la calidad gráfica seguida del marketing.

Los equipos desarrolladores con experiencia pueden sacar cosas increíbles ante dicho cambio en las políticas pero algo curioso sucede cuando se tienen que “actualizar” a las nuevas mejoras en software ya que ese es tiempo extra requerido, digamos un cambio de engine o programa de desarrollo de videojuegos implica una replantación grande que impacta desde a los artistas hasta los programadores mayormente.

Desde luego el cambio en la resolución es otro, fuera de que pudieran ejecutarlo la cuestión es de si estará a tiempo o no, un retraso no previsto puede cambiar drásticamente el progreso procedural de la línea de tiempo en la creación de un videojuego.

Consideraciones

Debido al éxito de lo que es un juego AAA el precio de los 60$ dólares todavía es rentable pero parece ser más un problema de expectativas y organización los que están moviendo tendencias para generar más ganancias.

El caso final es que si se pasan de largo las grandes compañías llegará un punto en el que los costes de producción generarán una burbuja difícil de controlar, mientras suben la expectación de los consumidores con tecnologías que a la vez costarán más, pero al mismo tiempo ahorrarse dinero sin invertir correctamente en ellas, claro está que si las afirmaciones son insostenibles no importara la cantidad de dinero invertido nunca podrá recuperarse o si quiera crearse el producto final, en éste caso: un juego a 4K de resolución que se mueva a 60fps con multijugador, servidores dedicados para los próximos 10 años y cientos de horas en contenido nuevo para los jugadores.

Lo realmente bueno es que los videojuegos son más que lo que puedes encontrar en la gran industria, si pierden la confianza del consumidor sencillamente voltearán a un nuevo mercado emergente, en ese sentido los juegos Indie bien hechos pondrán el ejemplo, no tanto por sus gráficas como por su ejecución y consistencia.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *