La exclusiva subestimada de Xbox One

By on octubre 18, 2017

ReCore como la exclusiva más potencial del Xbox One

El juego fue catalogado como regular en sus mejores momentos por varios críticos, con buenos ratos como la dinámica de extraer los núcleos (Cores) de los robots, pero en última instancia el juego paso sin generar un gran revuelo entre los jugadores, gran parte porque la percepción original era la de un juego AAA pero se entendió rápidamente su tono Indie, dicho efecto es bien programado por la intención de Microsoft sobre ReCore.

Pese a la duración del juego puede verse el factor tiempo y experiencia presionando la reacción al gameplay;  el entorno del mismo tiene ciertos matices ambivalentes que el jugador puede percibir (por ejemplo la música supera por mucho al screenplay, la variación de las animaciones). Dicho efecto es debido a las grandes expectativas junto con una gran cantidad de ideas para explorar mecánicas en un ambiente de programación relativamente nuevo para los creadores mientras que reciben esa obligación de ser la solución a las exclusivas de Microsoft, como si los publicistas quisieran repetir el éxito de halo por ejemplo.

No cabe duda que las comparaciones en la industria parecen estar como prioridad, no se necesita ser un genio para saber que horizon zero dawn opaco en varios aspectos a ReCore,  desde técnicos hasta el marketing,  aun cuando la batalla ni siquiera estuvo pensada, puede imaginarse la percepción de Microsoft (como si se hubieran sentido apenados por ello).

Si Microsoft pensara en sus títulos sin compararse haría cosas en el apoyo a las exclusivas, es como si quisieran dar con una mina de oro desde el primer intento, en mi opinión a veces tendrían que invertir tiempo en un estudio desarrollador, ganárselo y pulirlo.

Destiny 2 tiene su libertad condicional y lejos de ser una exclusiva ha entrado en el terreno seguro de Microsoft, Halo sigue siendo el pilar mientras que “Scalebound” fue un llamado de atención a los fans.

No es tanto una cuestión de dinero como una cuestión de lealtad y motivación, a estas fechas de octubre del 2017 pueden verse hilos de esperanza gracias a lo que hicieron con “Ori and the blind forest”.

De todas las exclusivas no AAA que salieron para la Xbox One, ReCore es el único juego que tiene una calidad visual superior, mecánicas originales e ideas interesantes, que si bien se opacan al hacer comparaciones con mejores juegos, sigue teniendo sus propios méritos;  lo más importante es que es un juego terminado y es una exclusiva bien hecha.

Primeramente hay que tomar en cuenta que si ReCore tendrá una oportunidad más seria en el futuro dependerá de la experiencia ganada en el equipo desarrollador, Armature Studio. Con tiempo y libertad para trabajar se pueden hacer cosas geniales para este título.

Actualmente Microsoft ha afirmado que la continuación del juego seguirá en desarrollo.

Es cuestión de centrarse en el universo de ésta historia, creer en ella e ignorar el copiar o intentar ser algo con fines comerciales, puede verse que hay uno o dos elementos forzados en la forma en que ReCore se desarrolla, como si fueran imposiciones que van contra la idea original del juego.

A grandes rasgos (si se me permite hacer la observación como jugador), el balance de la historia con los niveles del juego, la coherencia argumentativa de contexto visual ante la voz actuada y una impresión de mundo abierto que nunca se ejecuta. Indicios de una batalla de planeación interesante, que de aseguro dejo varias cosas de lado y pudieron haber funcionado mejor pero debido a un aspecto como la imagen de “exclusiva de Microsoft” fue moldeado.

Lo realmente impresionante es que salieron librados con un título de plataforma y fps en tercera persona, eso habla bien de la experiencia del equipo y lo más importante es la respuesta de la comunidad: es la más sana comparada con las reacciones habituales que se pueden ver en títulos como quantum break.

ReCore puede ser lo que busca Microsoft a largo plazo, algo por lo que no había apostado antes, por lo menos ahora está haciendo experimentos que le darían la razón, sólo el tiempo y la oportunidad lo dirán.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *