La importancia de controles en Videojuegos

By on abril 9, 2017

La gran importancia de los controles en los Videojuegos

El kinect, era un experimento de la Xbox que tenía la intención de eliminar los controles usando sensores infrarrojos para detectar los movimientos del usuario y pasarlos a comandos de acción dentro del juego. Era un sistema que fracaso en última medida por fallas ante la gran variedad de movimientos que pueden hacer las personas, llegando a ser odiado hasta por los desarrolladores de videojuegos. Ahora Xbox abandona completamente dicha tecnología que le diera tan mala fama para enfocarse en mejores controles.Parte de los problemas radican en que usar el cuerpo como única forma de interaccionar con una interfaz de videoconsola da una sensación de vacío en las manos, pero a niveles holográficos más al estilo de Iron Man la idea es bastante buena, pero en los videojuegos no es tanto el caso.

Los gamers han estado unidos a su control desde las primeras generaciones de consolas, el tecleado incluso puede ser visto como una forma de control. Uno de los aspectos que más se consideran es precisamente cómo se sienten los controles de un sistema de videojuegos, como la Nintendo Switch o la PlayStation 4 Pro. Es una tradición desde los tiempos del primer videojuego.

La importancia de los controles permite al jugador tener un contexto físico que le sirve de ventana al mundo virtual, el usar las manos activando diferentes comandos en varias posiciones es una de las premisas o fundamentos que sostienen la relación entre el jugador y el juego.

Las innovaciones como los medios inalámbricos y los Joy-stick han impulsado el desarrollo de controles más futuristas además de que cómodos mientras el diseño para el ajuste de la mano continúa cambiando para ajustarse mejor a la sensación del contacto. Es toda una ciencia diseñar un buen control.

Actualmente todas las consolas de la novena generación (8.5 para los que les gustan los decimales) tienen un control especialmente dedicado para el agarre con las dos manos siguiendo un patrón tradicional, las variaciones suelen ser tanto en la sensibilidad, resistencia de las palancas, altura de los botones así como su ubicación, pero hay un control para cada sistema de consolas actual.

Va a ser difícil quitar a los gamers de su control si en dado caso aparece una tecnología de detección de movimiento que realmente funcione, ya que aún con ese avance seguirá existiendo la necesidad de sentir el control entre los dedos mientras formas diferentes combinaciones con los botones, escuchar el sonido que haces al jugar es también parte del disfrute de los controles.

El control por lo tanto seguirá siendo parte de los videojuegos por mucho tiempo, incluso podría quedarse  aún con el uso de realidad virtual de alto nivel, por la nostalgia de los coleccionistas.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *